Artículos Etiquetados en: „La Virgen de los Sicarios“

La Virgen de los Sicarios, Fernando Vallejo

miércoles, 10 junio 2015

Es que Colombia cambia pero sigue igual, son nuevas caras de un viejo desastre.

pg. 7, loc. 104-104

¿Y «parcerito» qué es? Es aquél a quien uno quiere aunque uno no se lo diga, aunque él bien que lo sabe.

pg. 31, loc. 466-467

…Medellín, capital del odio, corazón de los vastos reinos de Satanás.

pg. 68, loc. 1038-1038

Ni en Sodoma ni en Gomorra ni en Medellín ni en Colombia hay inocentes; aquí todo el que existe es culpable, y si se reproduce más.

pg. 69, loc. 1050-1051

En Colombia hay leyes pero no hay ley.

pg. 69, loc. 1056-1056

No hay plaga mayor sobre el planeta que el campesino colombiano, no hay alimaña más dañina, más mala. Parir y pedir, matar y morir, tal su miserable sino.

pg. 70, loc. 1064-1065

Yo propongo que se siga llamando Medellín a la ciudad de abajo, y que se deje su alias para la de arriba: Medallo.

pg. 71, loc. 1075-1076

A fuerza de tan feas las comunas son hasta hermosas.

pg. 71, loc. 1079-1080

Españoles cerriles, indios ladinos, negros agoreros: júntelos en el crisol de la cópula a ver qué explosión no le producen con todo y la bendición del papa. Sale una gentuza tramposa, ventajosa, perezosa, envidiosa, mentirosa, asquerosa, traicionera y ladrona, asesina y pirómana. Ésa es la obra de España la promiscua, eso lo que nos dejó cuando se largó con el oro. Y un alma clerical y tinterilla, oficinesca, fanática del incienso y el papel sellado. Alzados, independizados, traidores al rey, después a todos estos malnacidos les dio por querer ser presidente. Les arde el culo por sentarse en el solio de Bolívar a mandar, a robar. Por eso cuando tumban los sicarios a uno de esos candidatos al susodicho de un avión o una tarima, a mí me tintinea de dicha el corazón.

pg. 76, loc. 1152-1157

(Porque santo que no es capaz de protegerse a sí mismo ¡qué nos va a proteger a nosotros!).

pg. 89, loc. 1356-1357

Fernando Vallejo