Stendhal, Rojo y Negro

…la condena a muerte es lo que disingue a un hombre por encima de todo – pensó Matilde -: es la única cosa que no puede comprarse.

(pag. 418)

Vemos muy bien que Julián adolecía de toda experiencia: ni siquiera había leído novelas.

(pag. 500)

…tratándose de un escrito tan frívolo, la falta de amenidad es la muerte.

(pag. 532)

, Austral, 2004, Traducción de Juan Bravo Castillo

Etiquetas:

1 Respuesta a „Stendhal, Rojo y Negro“

  1. princesa del vértigo Dice:

    «Dotado de un alma de fuego, Julien poseía una de esas memorias prodigiosas que tantas veces son patrimonio de los necios.»»Éste es mi crimen, señores, y será castigado con tanta mayor severidad por cuanto que no soy juzgado por mis iguales. No veo en los bancos del jurado ningún campesino enriquecido, sino únicamente burgueses indignados»Gran obra. Tendré que releerla.